Employee Engagement: Conviértete en el Influencer de tu empresa

Es relativamente sencillo encontrar personas interesadas en trabajar en tu empresa.

Lo complicado viene después, cuando es necesario crear y consolidar un vínculo emocional con estos colaboradores. Cuando se deberían convertir en followers por gusto; por el simple placer de seguir e inspirarse en el influencer.

En muchas de las empresas en las que realizamos teambuildings y formaciones, nos comentan la dificultad de retener al personal cualificado (fidelización del talento). Sobretodo en corporaciones en las que es necesario talento del bueno; talento diferencial.

Ya existen muchas formas de “premiar” al trabajador. Desde beneficios sociales, espacios o actividades especiales, hasta compensación con días extras de vacaciones.

  • comida gratis, cafés;
  • ocio (sala de juegos, teambuildings, clases de yoga, entrenador, fisio, sala de siesta, fiestas);
  • bienestar: sala con sofás estilo starbucks;
  • comunicación directa;
  • reconocimiento: premios, muro del humor;
  • beneficios sociales (gimnasio, dentista, guardería, transporte…);
  • poder trabajar desde casa, horario flexible…

Pese a ello, en muchas ocasiones, este tipo de incentivos tienen un efecto relativo. El refuerzo positivo o premio tiene una duración determinada.

Y es que la motivación o la conexión emocional que las personas establecen con su trabajo, dependen de muchos factores pero son importantes cuestiones como las siguientes:

  • La coherencia interna. Es necesario que las personas empiecen a indagar en ellas mismas. ¿De verdad quiero ser directora de marketing? ¿Realmente me apetece trabajar de cara al público? Si los empleados se sienten alineados internamente con su sentido vital y profesional, será más sencillo crear y mantener un engagement con los mismos. Como en una paella, necesitamos un buen sofrito de base para que toda la paella tenga sentido.
  • Un recruiting que llegue a la esencia. Ya no vale repasar el currículum o realizar la típica pregunta autocumplida “¿Cuáles son tus puntos fuertes y débiles?” Ahora es necesario identificar a las personas que resuenen realmente con la empresa, con el proyecto y, por encima de todo, que vibren con el trabajo que llevan a cabo. El recruiting debe conseguir identificar aquellas personas con coherencia interna. Sin un buen arroz, la paella no sale rica. Necesitamos una buena materia prima.
  • Si no emocionas no comunicas. Es muy difícil generar engagement (vínculo empresa-trabajador) sin emocionar a las personas. Seguro que no pagaríamos por ir al cine a ver una película aburrida, monótona; que no nos proporcione nuevas sensaciones. ¿Por qué entonces un trabajador tiene que apostar por una organización que no le genera emociones? ¿Por qué debe invertir tantas horas de su vida a un proyecto que no le genera ilusión? La empresa debe conseguir enamorar al trabajador de vez en cuando. “Ligar” con el trabajador es tarea esencial para los directivos. Sin emociones no hay engagement posible. ¿Mimas a tus trabajadores? ¿Les das un plus diferenciador para que no se quieran ir con alguien mejor? Más allá del sueldo, el horario, la localización, el tipo de trabajo… ¿qué le aportas? Por eso hacemos paellas como acto social, porque compartirlo es lo mejor de todo.

Para cocinar una paella se necesitan los ingredientes correctos y de calidad. Identificar su procedencia; su lugar de origen. Pero sobretodo y ante todo, para conseguir un buen resultado se necesita rigor, paciencia y mucha emoción.

Receta de paella de verduras:

Ingredientes:

  • 300 gr. de arroz bomba
  • 800 ml. de caldo de verdura
  • 200 gr. de champiñones
  • 6 corazones de alcachofa en conserva
  • 100 gr. de judía verde redonda
  • 3 c.s. de tomate rallado (o triturado de lata)
  • 1 c.p. de concentrado de tomate
  • ½ pimiento rojo
  • ½ pimiento verde
  • ½ cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1 pizca de azafrán
  • ½ c.c. de pimentón dulce

  1. Ponemos a calentar el caldo en una olla.
  2. Cortamos la cebolla y los pimientos, picamos el ajo, limpiamos los champiñones y la judía verde. Cortaremos las verduras.
  3. Ponemos a calentar la paella. Añadimos aceite de oliva y sofreímos la cebolla. Cuando coja color, añadimos el resto de las verduras (excepto los corazones de alcachofa) y el ajo picado. Dejamos sofreír la verdura durante unos 5 minutos.
  4. Añadimos el tomate y cuando haya perdido el agua, añadimos el arroz y rehogamos bien.
  5. Añadimos ahora el caldo caliente, los corazones de alcachofa, el concentrado de tomate, el azafrán y el pimentón dulce. Removemos un poco y dejamos cocer unos 20 minutos.
  6. Durante la cocción no deberíamos remover el arroz.
  7. Cuando ya no quede caldo y el arroz esté en su punto, apagamos el fuego y servimos.

Buen provecho!

Autoras: Neus Elcacho y Natalia Pomar


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *